EL PRÍNCIPE ALBERICO Y LA DAMA SERPIENTE

EL PRÍNCIPE ALBERICO Y LA DAMA SERPIENTE. 13 HISTORIAS FANTÁSTICAS Y MACABRAS

Editorial:
VALDEMAR
Año de edición:
Materia
Cuentos y relatos
ISBN:
978-84-7702-748-5
Páginas:
416
Idioma:
Español
Encuadernación:
Tapa dura

Disponibilidad:

  • Av.ChileAgotado
  • ZonaGEn stock
$160,000.00
Añadir a la cesta

Vernon Lee, nombre literario de la escritora británica Violet Paget

(1856-1935), nació en Francia y tuvo una infancia nómada debido

a la condición de expatriados de sus padres. Viajó por Italia, Francia,

Alemania y Suiza, pero la mayor parte de su vida la pasó en una villa

en la campiña cercana a Florencia. Gran conocedora

de la historia del arte europeo, a los veinticuatro años publicó un ensayo,

Estudios del siglo XVIII en Italia, que sorprendió a los historiadores

de la época por su erudición. A pesar de haber sido educada en la moral

victoriana, Violet fue una feminista militante que vestía "à la garçonne"

y que mantuvo largas y apasionadas relaciones con dos mujeres,

Mary Robinson y Kit Anstruther-Thomson. Escribió novelas, cuentos,

ensayos, diálogos y piezas teatrales, impresiones de viaje y estudios

sobre arte, arquitectura, música, psicología y estética.

La presente selección, El príncipe Alberico y la dama Serpiente, reúne

trece relatos fantásticos de Vernon Lee, y constituye la antología más

completa de esta autora publicada hasta la fecha en nuestro país.

El lector podrá encontrar entre sus páginas los relatos más conocidos,

como El príncipe Alberico y la dama Serpiente, Amour Dure,

Dionea, La voz maligna, Marsias en Flandes o La Virgen

de los Siete Puñales, así como otros que estaban inéditos en castellano,

como San Eudemón y el Naranjo, La Dama y la Muerte

o El Papa Jacinto. Muchos de los cuentos de Vernon Lee se inspiran

en leyendas de la antigüedad que vuelven a aflorar en el mundo presente,

o en mitos literarios que la autora a menudo reinterpreta.

Vernon Lee recrea con maestría paisajes y decorados para dar vida

a sus historias; de este modo, va tejiendo una sutil tela de araña

que sumerge al lector en el lugar y tiempo del relato.